domingo, 25 de junio de 2017

Rotación por Pediatría: Maternidad (5º)

¡Hola a tod@s!

Hoy vamos a hablar de bebés :D

Pediatría es un servicio bastante hermoso en mi hospital, pero no todos rotamos por todas las secciones. Dentro de cada grupo de prácticas nos dividimos y vamos por parejas al sitio que nos haya tocado; a mi compañera y a mí nos tocó la... ta-ta-ta-chán-ta-chán: ¡Maternidad! O sea, los recién nacidos.
Efectivamente, queridos Watsons, he pasado tanto tiempo en la planta de Puérperas de Gine que algunos médicos hasta me miran raro jajajajaja.

Os cuento un poco cómo era nuestro día a día: todas las mañanas los pediatras se quedaban al parte de los obstetras para saber cuántos partos había habido por la noche, si habían sido complicados... etc. 
Después, ya en la planta, pasábamos revista a todas las historias de todos los bebés ingresados: cuánto peso habían ganado o perdido, cómo estaba la bilirrubina, si había que hacer alguna otra prueba porque se sospechara alguna patología...

Esto es algo que me sorprendió muchísimo; ¡todas las historias eran en papel! El motivo es claro, los niños acaban de nacer y todavía no tienen una historia informatizada, pero aun así me resultó muy extraño tener que descifrar la letra de los evolutivos que habían escrito antes los otros médicos o la enfermería. 
Qué rápido me he acostumbrado a la letra de imprenta...

Luego nos íbamos de excursión por las habitaciones a explorar a los bebés y a hablar con los papás.
A los que acababan de nacer les hacíamos la exploración completa, y fue estupendo porque nos dejaron explorar a unos cuantos enanos. Los pobres protestaban pero no se libraban de nosotras xD.

La exploración era muy concienzuda, de arriba a abajo. Para asegurarnos de que todo era normal (que es lo más frecuente).

Lo que más me gustaba era cogerlos en brazos y meterles el pulgar en la boca para que succionaran y se quedaran tranquilos. 

Tener a un recién nacido en brazos es mágico. De verdad. Tienes que tener muchísimo cuidado, pero si consigues calmarlos y que se queden tranquilos transmiten muchísima paz y mucho amor. Como si confiaran en ti ciegamente, sin tantos muros que nos ponemos por delante los adultos una y otra vez. 

Recuerdo especialmente nuestro último día en la planta, porque tuve la oportunidad de tener a uno de los recién nacidos más tiempo de lo habitual en brazos, dormidito. Había empezado el día con mal pie, pero eso lo arregló todo

Otra sensación maravillosa que me llevo de esta rotación es que un recién nacido succione tu dedo. Les calma muchísimo, se quedan mirándote como las vacas ven pasar al tren como diciendo: ahora que ya tengo lo que quiero, puedes explorarme lo que haga falta.

Son tan pequeños, tan frágiles, se fían tanto de ti, transmiten tanta fuerza...
El día a día en esta planta es distinto del resto de las plantas en el hospital, porque la labor del médico la mayor parte del tiempo no es curar o aliviar ninguna patología, sino controlar que todo es normal y sano y detectar precozmente cualquier patología para que sea tratada como sea necesario desde otra sección del Servicio de Pediatría una vez el recién nacido haya salido de la Maternidad.

Un par de veces al día solían llamarnos del paritorio porque venía un parto considerado de riesgo para el bebé; así podíamos estar presentes en el momento del nacimiento para atender a los niños lo más rápido posible.
A algunos partos nos dejaron entrar y a otros no. 

Eso ha sido lo menos bueno de esta rotación, el repetitivo sentimiento de que como estudiante molestas. No entres aquí que somos mucha gente, no toques al niño que no sabes... Pero bueno, supongo que es inevitable. Inherente a nuestro momento actual en esta carrera de fondo. Somos muchas personas trabajando y aprendiendo en el mismo lugar, y ahí los estudiantes somos los últimos en la lista. Tiene que ser así para que los adjuntos puedan hacer su trabajo y los residentes puedan aprender a hacerlo.

Que aun así hay formas y formas de hacerlo, claro está. Hay gente dispuesta a hacer un esfuerzo para que aprendas, incluso siendo el último de la lista, y otros que no lo están. Ahí está la diferencia. 

Aun así, estoy muy satisfecha con esta rotación. He aprendido mucho, me lo he pasado en grande y sigo sin saber si Pediatría es o no es una de mis opciones xD Total, que más o menos como la mayoría de las rotaciones jajajaja

¿Vosotros habéis rotado por Pediatría? ¿Por esta sección o por otra? ¿Tenéis ganas de pasar por aquí? 

Contadme :D

5 comentarios:

  1. Voy a comenzar por el final. Eres muy generosa pero yo no lo seré tanto. Por lo que veo, como en todos los grupos, el asunto se divide entre gilipollas y personas. Fíjate bien que digo personas, ni siquiera buenas personas. Que sí, que eres estudiante y a veces, tal vez, no apetezca tener a alguien por medio pero, LA EDUCACIÓN ESTÁ PARA ALGO. Supongo que hay semovientes que se jactan de tener una limpia educación; claro porque no la han usado nunca..
    En fin.
    Vamos a cambiar de tema porque me pongo malo; no puedo con la mala educación.
    Dices no tener claro si esta rotación te seduce, pero lo cierto es que a mi, que te llevo leyendo ya tiempo, me transmites una pasión por estos temas (los dos últimos) que no detecto en anteriores rotaciones.
    Tal vez se viva más cómodo instalado en la opción de "ya decidiré", pero Iratxe, ¡a mi me da la sensación de que tod el mundo partos/bebés te gusta más de lo que quisieras reconocer! :)

    ¡¡Gracias por darnos la ocasión de aprender de tus experiencias!!

    ResponderEliminar
  2. Pasé dos años por pediatría. Uno de ellos en "escolares" y el oto en neonatos. Y yo era de las pocas a las que le gustaba más neonatos. Lo digo así, porque generalmente a mis compañeros residentes suelen no gustarles tanto. Quizás es porque de estudiante es donde más me dejaron hacer. Pude explorar recién nacidos sanos. Y lo que aprendí, lo consolidé, porque no eran grandes dificultades.

    De estudiante... es complicado sentirse el último mono. Y la transición es de nada a todo. Porque de residente lo que quieren es que aprendas todo cuanto antes (con la finalidad de tener un papel asistencial activo ser útil para el servicio... es una lástima... porque la docencia a veces es inexistente... tienes que absorber por lo que ves, sabiendo que "les interesa" que sepas) Pasas del "cero responsabilidad" y del ""sobras"" al "casi toda la responsabilidad" y "eres imprescindible". Y las dos sensaciones... son una mierda.

    ("diario del típico residente que empieza a quemarse... jajajajaja")

    En fin.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Yo acabo de "terminar" (aun me falta una nota para saber si realmente "he terminado") primero de Medicina, así que todo esto de rotaciones y hospital aún me queda muy lejos (aunque tengo muchísimas ganas), pero me encanta leer estas entradas en las que contáis vuestras experiencias. Creo que me encantaría pasar por los servicios de Maternidad y Pediatría en general, pero, claro, es muy pronto para saber nada, jaja.

    PD. Llevo muchísimo tiempo leyéndote "en la sombra", y leer este tipo de cosas motiva bastante cuando tienes que estudiarte un tocho que no te gusta nada y, para colmo, te parece inútil.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo roto por Pediatría en quinto y tengo muchísimas ganas! Está entre mi top5 de especialidades favoritas, y creo que cuando vea a los bebes me voy a querer quedar a vivir allí jajaja. A mi me fastidian bastantes los malos modos y los 'que tú no sabes', porque como tú dices, hay maneras de decir las cosas. En fin, que tengo muchas ganas de llevar a pediatría y a ginecología. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!
    Solo rotaste por Maternidad en Pediatría?
    Esa fue mi primera semana de rotación por pedia y... para mi no fue tan placentero xD. Los neonatos me dan miedo, se mueven mucho, y sinceramente, me parecen Mandrágoras.... Tenía la sensación de estar toda la mañana en una clase de Herbología xD.
    Pero bueno, para gustos, los colores. Yo soy más de la Brigada Vaginal xD.
    Un besote y espero que estés disfrutando bien del veranito!

    ResponderEliminar

¡Hola! Agradezco mucho tus comentarios pero, por favor no escribas nada ofensivo ni hagas publicidad de ningún producto. ¡Gracias! Te contestaré tan rápido como pueda :)

Y si quieres, escríbeme a
diarioestudiantemedicina@gmail.com :)